31.05.2020

Cómo limpiar los radiadores de calefacción

Cómo limpiar los radiadores de calefacción

La importancia de mejorar la rutina de limpieza en casa.
Los Radiadores de calefacción necesitan limpieza para
eliminar los ácaros y la suciedad acumulada en el aparato.

En medio de la crisis del Covid-19 es muy importante mejorar la rutina de limpieza en casa. 

El radiador  de nuestro hogar es el artefacto que nos brinda confort durante el invierno.
Cuando empieza el frío y queremos que nuestra casa se convierta en un lugar donde refugiarnos.

Para mantenerlos intactos durante mucho tiempo y que sigan cumpliendo con su función, necesitamos limpiar los radiadores por fuera y no cubrirlos con telas o muebles hace que funcionen a su máximo rendimiento.

¿Qué te parece que contamos algunos consejos para limpiar el radiador y dejarlo como nuevo?

Limpiar el radiador de aluminio por afuera es sencillo ya que solo deberás pasar un trapo (con fibras especiales para capturar el polvo) seco sobre toda la superficie. Una vez que lo tengas listo, humedece el paño con agua tibia, un poco de vinagre y jabón para frotar la superficie. De esta manera conseguirás eliminar todos los ácaros y suciedad que haya acumulada en el aparato.

Para limpiar el radiador por adentro es un poco más complicado ya que la superficie de estos equipos es reducida y tienen diferentes formas por las aletas de aluminio, solo hay que armarse de paciencia para limpiarlo bien y dejarlo como nuevo.

El primer paso es limpiar la suciedad y el polvo que se acumulan en todos los costados y recovecos del radiador. Una manera sencilla es usar un secador de pelo y  apuntar directamente al aparato con el secador para que todo el polvo y residuos caigan y poder recogerlos con más facilidad.

Cómo el radiador esta amurado a la pared, hay que tener cuidado con la parte que queda más pegada a la pared porque por el poco espacio es una de laszonas  más difíciles de limpiar y que más se ensucian.

Para limpiar esta zona del radiador y sus recovecos por dentro puedes optar por usar: 

Aspiradora con boca fina. En gral las aspiradoras de mercado traen diferentes cabezales y usa la de boca más angosta. Introducela sin ningún problema en los huecos de tu radiador. Con este método obtendrás una potencia mayor  de la aspiradora y la suciedad desaparecerá muy rápido.

También puedes optar por limpiar el radiador con una máquina de vapor si la tienes, ya que es un aparato excelente para limpiar sucidades pegadas. Debes secar la superficie que te quede húmeda para que no se pique el radiador.

Otra opción es usar algún utensilio casero alargado para llegar a las zonas más complicadas. Utiliza un palo fino y alargado y ata a él  un trapo tipo franela (con fibras para capturar el polvo) y  muevelo por el interior del radiador para que salga todo el polvo.También existen cepillos alargados  finos especiales para poder acceder a todas esas zonas más complicadas.

En un balde prepara una mezcla de agua tibia con vinagre, bicarbonato y un poco de jabón. El vinagre es un desinfectante natural que permite eliminar bacterias y ácaros muy rápidamente, por lo que nos ayudará a tener nuestro aparato perfecto (usa poca cantidad).  
Esta mezcla simplemente la pasas con cuidado por todos los recovecos del radiador y frotas ligeramente. 
Si quieres mejorar más la limpieza despues de usar el vinagre repasa el radiador con agua tibia con unas gotas de lavandina y te seguras eliminar todo los germenes  existentes.

Una vez que esté listo, utiliza un paño seco para dejarlo como nuevo.

Con estos pasos podrás limpiar los radiadores de aluminio para calefacción y quedaran como nuevo.

Tambien es importante eliminar todos los residuos que puede acumular el radiador en su funcionamiento interior, pero ese es otro proceso es diferente y se consigue al purgar el radiador.

 

Si queres saber más consejos sobre tu sistema de calefacción
    LEÉ  nuestras mejores notas y tips

volver